en colaboración con las comunidades autónomas

Anexo 1. Tareas en la manipulación de citostáticos en un Servicio de Farmacia Hospitalaria

volver

Los agentes citostáticos son sustancias capaces de inhibir o impedir la evolución de las neoplasias, restringiendo la maduración y proliferación de células malignas, que se utilizan de forma preferente, aunque no exclusivamente como tratamiento oncológico; este mecanismo, hace que, a su vez, sean por sí mismas carcinógenas, mutágenas y/o teratógenas.
La manipulación de citostáticos comprende todas las operaciones necesarias para la preparación de las dosis de los medicamentos citostáticos, desde la recepción, transporte y almacenamiento, hasta la administración a los pacientes, eliminación de residuos y el mantenimiento de las cabinas.
En el servicio de farmacia las principales tareas serían:

1. Recepción y almacenamiento
La recepción se debe realizar en sitio único y controlado por personal con conocimiento de los productos que maneja. Los fabricantes deben garantizar que el envío se realiza en las mejores condiciones para evitar contaminaciones y accidentes.
El lugar de almacenamiento debe ser adecuado para evitar posibles caídas y roturas de envases. Sería conveniente su almacenamiento en una zona independiente del resto de fármacos.

2. Preparación
Es el proceso de preparación de medicamentos citostáticos en los servicios de farmacia de hospitales, en el que, a partir del producto que se recibe del laboratorio fabricante, se obtienen dosis de citostáticos en unas condiciones adecuadas para su posterior administración a los pacientes. La preparación de agentes citostáticos debe realizarse en cabina de seguridad.
Es en este proceso, si no se toman las medidas preventivas adecuadas, donde puede existir un mayor riesgo de exposición a estos productos.

3. Transporte interno
Es necesario transportar los citostáticos desde la zona donde se preparan las dosis de citostáticos hasta la zona de administración de los mismos. Cuanto menor sea el recorrido de los preparados, menores son los riesgos de errores y de incidentes.
Se debe realizar de forma que se eviten roturas o derrames. El personal encargado debe conocer las medidas a llevar a cabo en caso de que se produzca un accidente.
Los contenedores que alberguen estos productos para su transporte deben cumplir las siguientes características:

  • Resistencia al transporte.
  • Contener exclusivamente el citostático.
  • Etiquetado adecuado. En el exterior del paquete se debe hacer constar la naturaleza del contenido y paciente destinatario.
  • Aislante térmico para el necesario mantenimiento de la temperatura.

4. Tratamiento de derrames
Los derrames accidentales se pueden producir en cualquier proceso en que esté presente un medicamento citostático (almacenamiento, preparación, transporte y/o administración), por lo que deberán estar previstos los procedimientos y materiales necesarios para realizar la recogida.
Estos derrames deben ser limpiados inmediatamente por personal formado para ello y debidamente informado de la protección que debe usar y de los procedimientos de trabajo. El contenido orientativo de un kit de derrames es: dos pares de guantes de materiales como policloropreno, nitrilo o látex de resistencia mecánica adecuada; bata desechable de baja permeabilidad; pantalla facial o gafas de seguridad; mascarilla de protección respiratoria FFP3; calzas; gorro; material absorbente (que sea incinerable); bolsas para residuos citostáticos; manoplas; paleta y escobilla desechables para recoger los fragmentos de vidrio y contenedor de objetos cortantes.

5. Eliminación de los residuos
Para la eliminación de los residuos citostáticos se requieren contenedores rígidos específicos y con cierre hermético. Deben estar perfectamente identificados. Se procederá de la manera siguiente:

  • Los contenedores no se deben situar en lugares de paso dentro de las unidades y se retirarán con una periodicidad establecida en el Plan de Gestión de Residuos Sanitarios.
  • El almacenamiento final se hará de forma independiente del resto de residuos, en lugar ventilado y a ser posible refrigerado.
  • Durante todo el proceso de recogida y traslado de las bolsas y contenedores, es necesario que se asegure el mínimo contacto del personal con el contenido de estos recipientes.
  • La eliminación de estos residuos se realizará mediante la recogida de los mismos por una empresa autorizada para ello y su posterior tratamiento por incineración.

6. Limpieza y mantenimiento de la cabina de seguridad
La frecuencia de la limpieza será variable puesto que depende del tipo de cabina y su uso.
La sustitución periódica de los filtros la realiza generalmente el personal encargado del mantenimiento de las cabinas y es un punto crítico en la potencial exposición. La exposición a citostáticos en esta tarea se debe a los productos retenidos en los filtros. Esta tarea debe estar perfectamente programada y realizada con las máximas garantías de seguridad. Se deben extremar las precauciones en aquellas cabinas que requieren descontaminación previa por no contar con un diseño específico para el cambio de filtros que garantice la seguridad del operario.