en colaboración con las comunidades autónomas

Anexo 1. Tratamientos del cabello

volver a principal

Decoloración
Los componentes principales de las soluciones decolorantes son: peróxido de hidrógeno (agua oxigenada), de sodio, hidróxido de amonio, persulfato de amonio y persulfato potásico.
Las soluciones se aplican mediante botella con dispensador o con brocha. A veces se comercializan en forma de polvo. Los polvos decolorantes de persulfato pueden provocar el denominado “asma del peluquero”.
Coloración
Los tintes, según el origen de los componentes, pueden ser: vegetales (a partir de plantas como henna, manzanilla, índigo y nuez), minerales (a partir de sales de sustancias metálicas como acetato de plomo y sales de plata) y sintéticos (a partir de compuestos orgánicos).
Los tratamientos, según la duración del efecto, se denominan:

  • Coloración temporal. Los componentes principales son: sustancias auxiliares, pigmentos (carmín, dióxido de titanio) y colorantes (violeta de metilo, azul de metileno).
  • Coloración semipermanente o directa. No requiere la adición de un oxidante. Los componentes principales son: disolventes, tensioactivos, espesantes, alcalinizantes y colorantes, entre los que puede haber nitrados (rojo naranja, rojo púrpura), azoicos (azul dispersable 1), ácidos (gamas de amarillos) y autooxidables (2,4-diaminofenol).
  • Coloración tono-sobre-tono. En la formulación de estos cosméticos se emplean colorantes directos e indirectos. Estos últimos para formar el compuesto coloreado necesitan la acción de un oxidante que se añade al producto a concentración baja (1,5% a 3,0%) antes de su aplicación. El oxidante suele ser agua oxigenada.
  • Coloración permanente o de oxidación. Las composiciones incluyen: oxidantes, en general agua oxigenada; bases, en general amoníaco y precursores del color. Estos últimos son derivados bencénicos incoloros o débilmente coloreados que por acción del oxidante desarrollan un color en la fibra capilar. El color final es el resultado de la interacción entre dos tipos de precursores: bases de oxidación como p-fenilendiamina, p-toluendiamina, o-cloro-p-fenilendiamina, o-aminofenol y p-aminofenol y acoplantes como m-fenilendiamina, 2,6-diaminotolueno, resorcinol y m-aminofenol.

En general, las coloraciones se aplican utilizando brochas y es común el uso de guantes justo para la aplicación del producto pero no durante la preparación de las mezclas. La práctica habitual es realizar la coloración previamente al corte y, en esta tarea, es muy poco frecuente el uso de guantes. Si no se ha lavado correctamente el cabello, el profesional puede entrar en contacto directo con los productos de coloración.

Moldeado Permanente
La ondulación permanente en frío, la más habitual en la actualidad, se realiza en dos fases:
• Reducción. Utilizando tioles (ácido tioglicólico, ácido tioláctico, ácido tioglicerol, etc.), que mezclados en medio alcalino (amoníaco) se transforman en tioglicolato de amonio. La aplicación del líquido de permanentado se realiza mediante algodón o esponjas empapadas. No es infrecuente que el trabajador sumerja las manos en el líquido de permanentado y vaya peinando cada mechón con las manos impregnadas en el líquido. En general, si se aplica directamente con las manos, no se usan guantes, porque algunos profesionales opinan que se “pierde” producto y se trabaja peor.
• Neutralización. Los productos neutralizantes se componen de oxidantes como agua oxigenada, perborato de sodio y bromato de sodio, entre otros, en un medio ácido, frecuentemente ácido bórico. Estos productos se aplican mediante algodón o esponjas empapadas.
Alisado
Durante muchos años para el alisado del cabello se emplearon productos similares a los aplicados en el permanentado, como tioglicolatos de glicerol, amoníaco, agua oxigenada, hidróxidos y bromatos. La aplicación del producto para el alisado se realiza con brocha y luego el profesional estira el cabello para deshacer el rizo.
Hacia el año 2000 se empezó a realizar un tratamiento denominado “alisado brasileño” y posteriormente, y como alternativa al anterior, se han venido aplicando tratamientos de queratina y ácido hialurónico. En la actualidad no están permitidos los que liberan productos CMR como por ejemplo el formaldehído.
Otros
Durante otras tareas, como lavado, peinado o marcado del cabello, se pueden emplear productos acondicionadores, champús, fijadores (lacas, geles), tónicos o incluso perfumes, que pueden contener agentes químicos peligrosos.
En los champús y acondicionadores han sido habituales componentes como el formaldehído y la cocamidopropilbetaina, usada como surfactante.
Las lacas contienen polivinilpirrolidona, un irritante leve de las vías respiratorias.
Por último indicar que en muchas formulaciones cosméticas se emplean parabenos o parabenes como conservantes. Estas sustancias son ésteres del ácido 4-hidroxibenzoico. Los parabenos más usuales son metilparabeno, etilparabeno, propilparabeno y butilparabeno. Existe una polémica en relación con estos agentes químicos porque se relacionan con el cáncer de mama aunque no hay suficiente evidencia científica para tal afirmación. Todos ellos son irritantes cutáneos y de las vías respiratorias.