en colaboración con las comunidades autónomas

Anexo 2. Aspectos comerciales de los productos cosméticos

Volver a principal

Normativa de productos cosméticos
El Real Decreto 85/2018, de 23 de febrero, por el que se regulan los productos cosméticos y el Reglamento (CE) No 1223/2009 sobre los productos cosméticos que prohíbe el uso de Cancerígenos, mutágenos y tóxicos para la reproducción (CMR) de categoría 1A y 1B así como algunos de categoría 2 (ver exenciones y condiciones en el art.15 del Reglamento).
Se recomienda que tanto la empresa como su servicio de prevención se mantengan actualizados en lo referente a la normativa de productos cosméticos.

Información sobre la peligrosidad de los productos cosméticos
Los cosméticos, al estar regulados por una normativa específica, quedan fuera del ámbito de aplicación del Reglamento (CE) nº 1272/2008 sobre clasificación, etiquetado y envasado de sustancias y mezclas y, por lo tanto, el fabricante o el distribuidor no tienen obligación de proporcionar una ficha de datos de seguridad.
La información sobre la composición de los productos cosméticos y los riesgos asociados a su utilización se puede obtener a partir de los datos incluidos en la lista de ingredientes y en el prospecto. Si esta información es insuficiente se puede solicitar información complementaria al distribuidor de los productos cosméticos.
En el caso de que al utilizar un producto cosmético se detectasen efectos graves no deseados, estos deben ser comunicados. Los médicos, farmacéuticos, odontólogos, enfermeros y demás profesionales sanitarios tienen la obligación de notificar los efectos graves no deseados relacionados con el uso de productos cosméticos de los que tengan conocimiento. Para ello, deberán remitir un formulario cumplimentado al punto de contacto de cosmetovigilancia de su comunidad autónoma. La comunidad autónoma lo trasladará inmediatamente a la AEMPS. Las comunicaciones entre la AEMPS y los profesionales sanitarios se realizarán en español.

Lista de ingredientes
La normativa de productos cosméticos establece que en los recipientes aparezca la “Lista de Ingredientes”. Sin embargo, la información aportada en este listado puede resultar deficiente pues, por cuestiones de confidencialidad:

  • No se exige la comunicación al usuario profesional de porcentajes de composición.
  • Los ingredientes se pueden nombrar según códigos numéricos oficiales (número del Colour Index, C.I.).
  • A veces se nombran los componentes con sinónimos químicos que, aun siendo correctos, son menos conocidos para el usuario profesional de los productos cosméticos.
  • El fabricante puede solicitar a la Autoridad Competente la exclusión de uno o varios ingredientes de esa lista.

lista de ingredientes

Figura 7:  Ejemplo de lista de ingredientes

La Comisión Europea ha desarrollado una base de datos denominada CosIng para aportar información sobre las sustancias contenidas en los cosméticos: número CAS, sinónimos, restricciones legales, funciones, etc. A partir del número CAS se pueden conocer los peligros intrínsecos de estas sustancias consultando el Reglamento (CE) nº 1272/2008.

Prospecto
Además de la lista de ingredientes, la mayoría de los productos cosméticos presentan en el interior del envase un “prospecto” en el que se incluyen precauciones particulares de empleo e instrucciones de uso.
Sin embargo, este documento, que se incluye de manera opcional, no es propiamente una herramienta de información del riesgo químico como puedan ser las Fichas de Datos de Seguridad de otros productos químicos. De hecho, los fabricantes suelen dar más importancia a las  instrucciones de uso (mezcla con otros productos, cabellos para los que están indicados, tiempos de aplicación, etc.) que a las medidas preventivas para la manipulación segura del producto.
En general, los consejos de prudencia se enfocan más a los clie ntes que al usuario profesional.
Por último, cabe citar que las precauciones incluidas en el documento suelen ser muy generales, del  tipo: “Evítese el contacto del producto con la piel y los ojos”, “Utilice guantes apropiados monouso”, “Manténgase fuera del alcance de los niños”.

Prospecto de una crema de coloración

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Figura 8: Prospecto de una crema de coloración